Artículos

Thor: Amor y Trueno | Pasando el martillo

Si los cavernícolas probaban su amor a garrotazos en la cabeza a sus enamoradas, los dioses asgardianos / vikingos espaciales / entenados en la Tierra, dan su amor a martillazos. Pero que no se malinterprete: en esta película no existe la violencia doméstica. Aunque sí hay violencia, pero sólo entre villanos, dioses y otros seres poderosos.

Artículos

Thor: Amor y Trueno | Pasando el martillo

Si los cavernícolas probaban su amor a garrotazos en la cabeza a sus enamoradas, los dioses asgardianos / vikingos espaciales / entenados en la Tierra, dan su amor a martillazos. Pero que no se malinterprete: en esta película no existe la violencia doméstica. Aunque sí hay violencia, pero sólo entre villanos, dioses y otros seres poderosos.

POR Margarito Punk -

Si los superhéroes son una extensión de esa devoción nuestra tan antigua por la magia, la fantasía, la épica y las historias de honor y bravura de seres ejemplares entre la raza humana y/o otras versiones antropomorfas, entonces sabemos que también son un cúmulo de defectos amarrados en muchos colores y capas y efectos especiales. De ahí que pocos personajes del Universo Cinematográfico de Marvel son tan importantes como Thor, el superhéroe interpretado por Chris Hemsworth, que también se encuentra entre los más poderosos de la franquicia, y entre los más leales y valientes —aunque no exactamente el más brillante, pese a sus más de 1,500 años de edad.

No te pierdas: Thor: amor y trueno | Historia de dos dioses (bro-grafía del MCU)

¿Desde cuándo tuvimos noticias de su existencia? Su llegada al universo de Marvel tuvo lugar en 2011, con el estreno de Thor - 77%, y significó un parteaguas, ya que abrió las puertas a otros mundos y reveló la existencia de más dioses. Un montón, por cierto. En 2012 lo vimos en acción junto a otros superhéroes en Los Vengadores - 92% y desde entonces se ha robado el corazón de los fans, y ha pasado por pruebas muy duras para llegar a convertirse en el Dios del Trueno al que vemos en Thor: Amor y Trueno - 76%.

La desgracia lo acompaña, aunque eso no va en detrimento de su capacidad de sonreír o, en su defecto, provocar una sonrisa a los espectadores. En Thor: Un mundo Oscuro - 66% perdió a su madre. En Thor: Ragnarok - 92% perdió a su padre, un ojo, su martillo y a su planeta natal. Y en Avengers: Infinity War - 79% a su hermano Loki, a Heimdall, la mitad de su pueblo y, peor aun, la oportunidad de vengar sus muertes y detener una hecatombe cósmica —lo que trajo como consecuencia que perdió a la mitad de sus brothers de batalla. Ahora se encuentra buscando su propósito en la vida, como suele pasar con todos en ese momento híper hippie en el que meditamos como wanabes monásticos. No está solo: lo acompañan Star-Lord, Groot y el resto de los Guardianes de la Galaxia, aquellos que lo adoptaron al final de Avengers: Endgame - 95%. Además, pronto se le unirán a esta nueva aventura Korg y Rey Valquiria, a quienes conocimos en Thor: Ragnarok - 92%.

Esta vez hay una esperanza que, dadas las experiencias previas del dios del trueno, bien podrían acarrear una nueva desgracia. Ya saben: el mundo peligroso (¿pegriloso?) de los/las ex, aka el ataque de lxs chicxs cocodrilo. Sí, señores: tenemos el esperado regreso de Jane Foster, interpretada por Natalie Portman, que fue el interés amoroso de Thor en sus primeras dos películas —y la razón por la cual su soledad se acentuó en las próximas películas, incluidas sus aventuras con los Vengadores. Sin embargo, su regreso tiene una sorpresa adicional: ahora ella es Mighty Thor, una versión del personaje que debutó en los cómics en 2014 y que tiene los poderes del Dios del Trueno gracias a Mjolnir, el ex martillo de Thor. (Doble ex que podría causar conflicto con axe o hacha.)

Como todos los espectadores, fanáticos y allegados recordarán, el arma icónica del personaje fue destruida por Hela en Thor: Ragnarok. Sabemos que ahora es exhibida como atracción en Nuevo Asgard. Sin embargo, de alguna forma, Jane Foster le aplicará algún kintsugi místico, mágico y musical (¡spoiler alert!... ¿será que aquí también bailen a la Footlose?) y a usarlo para ayudar a nuestro héroe a pelear contra la mayor amenaza a la que se han enfrentado los dioses (Thanos aparte, claro está): Gorr “El carnicero de dioses”, interpretado por Christian Bale, un villano que ha jurado destruir a todos los dioses del universo porque #SePasanDeLanzaLosDioses.

Te recomendamos: Lotería de humor y estreno, ahí les va Thor: Amor y Trueno

El regreso de Jane, no obstante, también tiene un lado oscuro, pues ella ahora padece cáncer, y cada vez que utiliza el martillo para pelear, se debilita más su cuerpo —lo sabemos porque de eso van los cómics de Mighty Thor donde ella es protagonista y Taika Waititi, el director, es un chismoso spoilero. Hasta parece del crew de Tomatazos, de veras.

Y hablando del rey de Roma: el director Taika Waititi ha demostrado tener la capacidad para ofrecer al público espectáculos de lo más divertidos pero con mucho corazón. Payaso como él solo, pero con una retórica emocional intensa. Además de su excelente trabajo en Thor: Ragnarok, cuenta con películas reconocidas por la crítica como Entrevista con unos vampiros - 100%, Hunt for the Wilderpeople - 97%, y Jojo Rabbit - 75%. Por esta última el cineasta ganó el Óscar a Mejor Guion Adaptado.

Te recomendamos: 7 razones increíbles por las que nos enamoramos de Thor

Las primeras impresiones de los críticos hacia Thor: Amor y Trueno fueron muy positivas. Caryn James escribió en BBC:

…esta película es enormemente divertida. Como lo hizo en Thor: Ragnarok, Waititi trae su voz distintiva [...] Su fórmula equilibra un tono irónico con la aventura, primando el ingenio sobre la acción; un alivio de las entregas más sombrías de Marvel.

Y Tom Jorgensen escribió en IGN:

Thor: Amor y Trueno es en gran medida un éxito al honrar el largo viaje de Thor hacia la autorrealización y rara vez falla al profundizar en la química crepitante entre los protagonistas.

Pero el caso del martillo es un símbolo indiscutible de cómo se encuentra la relación entre Thor y Jane. El corazón de ambos, así como sus respectivos espíritus, se encuentran quebrados por los embates del amor y la vida. La pérdida ha abolido la fuerza de Thor para tolerar el fracaso, pese a sus más de 1500 de victorias indiscutibles. El cáncer ha sometido a Jane Foster a afrontar una realidad que no tenía planeada: la fragilidad de su mortalidad. Y entre ambos queda, seguramente, más ahora que se reencontrarán, abierta la posibilidad de un futuro juntos. De alguna manera, el martillo es una manera mediante la cual Jane toma como suyo el corazón relampagueante de Thor como una razón para recobrar la vitalidad que ha perdido por la enfermedad.

En verdad, tienen que verla. La mejor (¿la única?) comedia romántica superheroica con harta cebolla en los fotogramas.

Continúa leyendo: 7 razones increíbles por las que nos enamoramos de Thor

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos