Artículos

RESEÑA | El Peso del Talento: Una mirada a la realidad y la ficción de Nicolas Cage

Nicolas Cage siempre se caracteriza por dar vida a todo tipo de personajes en películas buenas y malas, pero en esta ocasión, ofreció parte de su realidad como material para construir una divertida historia envuelta en acción, persecuciones y una inigualable química con Pedro Pascal.

Artículos

RESEÑA | El Peso del Talento: Una mirada a la realidad y la ficción de Nicolas Cage

Nicolas Cage siempre se caracteriza por dar vida a todo tipo de personajes en películas buenas y malas, pero en esta ocasión, ofreció parte de su realidad como material para construir una divertida historia envuelta en acción, persecuciones y una inigualable química con Pedro Pascal.

POR Mishel Luna -

Una de las estrellas de acción más populares de la década de los años 90 es Nicolas Cage, por el impacto que tuvieron títulos como Contra/Cara - 91%, Adiós a Las Vegas - 90%, La Roca - 66%, o Salvaje de Corazón - 65%; películas que se mantienen vigentes. Pocas estrellas de cine de aquella época han corrido con la suerte de ser apreciados por las audiencias más jóvenes, y es que el mismo Cage ha trabajado duro para seguir presente a como dé lugar.

Sigue leyendo: Nicolas Cage asegura que le gustaría estar en una película de los Muppets

Lo que para muchos puede ser una carrera llena de tropiezos y malas decisiones, bien podría ser una estrategia perfectamente cuidada con la intención de seguir siendo rentable, y eso no debe ser nada fácil. Si nos detenemos a pensar en al menos los últimos 15 o 20 años, la mayoría de los títulos que podrían sobresalir no serían los mejores con producciones como Season of the Witch, El Aprendiz del Brujo - 41%, Dog Eat Dog - 45%, y una de las más criticadas, Ghost Rider: Espíritu de venganza - 17%.

A pesar de que existen muchos detractores que critican el trabajo de Cage calificándolo como sobreactuado y hasta uno de los peores intérpretes de Hollywood, también cuenta con una base de fans bastante fiel, además de críticos que lo señalan como uno de los más complejos – e incluso de los mejores actores vivos –. Muchas opiniones a favor y en contra pueden hacerse presentes, pero es cierto, innegable y digno de reconocer su capacidad para adaptarse a cualquier estilo y género.

El camino que ha marcado con sus peores películas desató muchos rumores, como sus posibles problemas económicos y familiares, que lo llevarían a tomar cualquier guión que le pusieran frente a sus ojos. Este es el punto del que parte El peso del talento - 95% bajo la dirección de Tom Gormican. Si bien la cinta no es un documental o una biopic, consigue ese toque de honestidad al mostrar la vida de un actor que, a pesar de su fama, los problemas económicos y emocionales podrían jugarle mal.

Nicolas Cage, en el papel de Nicolas Cage y permitiéndose usar todos los lugares comunes de las películas de Nicolas Cage, abre las puertas hacia su propio mundo mientras ofrece su realidad – que constantemente se sostiene de un hilo dentro de su mundo de ficción – como material para esta historia. El famoso actor se encuentra en un particular momento en el que no le ofrecen los mejores papeles, y conseguir al menos una audición se vuelve cada vez más complicado.

Continúa con: Nicolas Cage eligió sus tres películas que conservaría para futuras generaciones

Aunque intente proteger su reputación, las deudas lo motivan decir sí a cualquier cosa, y esa cosa no sólo sería una pésima película, sino caer a lo más bajo como rentarse para la fiesta de cumpleaños de un millonario excéntrico que es su fan número uno. Aunque esto parece denigrante en un principio, por convertirse en algo así como un payaso de fiesta, se convierte en su aventura más grande en donde todo lo que había hecho ahora debe vivirlo puesto que el festejado, interpretado por Pedro Pascal, es miembro de un peligroso cartel establecido en España.

Por cosas del destino, o quizá mala suerte, Cage es reclutado como informante de la CIA, lo que aumentará el nivel de peligro ofreciendo un plus al espectador para mantenerse al filo de la butaca. El filme juega entre la comedia y la acción, y ambas caras funcionan con el equilibrio suficiente. Cuando pretende ser ridículo, lo es, si busca seriedad la consigue, y la acción se mantiene estable todo el tiempo generando tensión.

A lo largo de la trama hay una conexión entre los protagonistas, Nick y Javi Gutierrez (Pascal) que le da un giro a todo lo que se podría ver venir. Y es que se genera una relación de amor – no romántica – como la de dos niños que se acaban de conocer y se vuelven los mejores amigos sólo porque cuando juegan pasan el mejor momento de sus vidas. Sí, ambos personajes, a pesar de la verdadera misión de Cage, pasan gran parte del tiempo jugando, divirtiéndose y haciendo locuras, lo que se vuelve parte de la magia de El peso del talento - 95%.

Te puede interesar: Nicolas Cage dijo que no se va a retirar nunca

Sin la química de estos dos, es muy probable que la premisa no hubiera funcionado, sobre todo porque al personaje de Pedro Pascal se le quita la cara de villano y no es más que un millonario apasionado, un fanático que sueña con hacer una película de acción que pudiera protagonizar su ídolo. Como siempre, Cage es el héroe de la cinta, pero esta vez recurre a sus papeles anteriores para burlarse de ellos o sólo recordarlos.

La película en conjunto, se convierte en un homenaje a la trayectoria, a lo bueno, a lo malo y a lo vergonzoso del actor, así como un regalo para los admiradores del actor, y el resultado es bastante satisfactorio; es como si entraras a la habitación del más grande fan de Nicolas Cage o a la habitación de recuerdos del actor. También, como parte de su tema central que es el peso y el significado de ser un actor famoso o de ser este en particular, en donde constantemente se cuestiona a sí mismo evidenciando las altas y bajas por las que puede pasar cualquier tipo de persona; hay un juego de introspección a través de la acción y la fantasía, sobre todo porque se pone como el peor padre y un hombre egoísta y narcisista.

No todo puede ser perfecto, y así como la cinta está llena de aciertos, hay un detalle que podría generar ruido en cuanto a los efectos especiales: el uso del CGI. En escenas que no se especificarán en este texto, el rostro de Cage es sometido a las ya famosas imágenes generadas por computadora, y a pesar de la calidad de producción en general, el rostro del protagonista luce terrible, aunque se entiende lo que pretende y se agradece; así como se agradecen los “cameos” de algunas de sus escenas más famosas de su larga filmografía.

No dejes pasar: Pedro Pascal cumple 47 años y los fans lo celebran en redes sociales

Queda claro que este Nicolas Cage es sólo un personaje, pero da un resultado mejor de lo que se hubiera esperado. Si bien es cierto que la estrella de El Ladrón de Orquídeas - 91% ha ofrecido grandes propuestas cinematográficas, aunque de poco alcance por ser independientes, que seguro son mejores que la película de Gormican – de quien hay que mencionar que logró redimirse de su tropiezo con Las Novias De Mis Amigos - 23% – como Mandy - 92%, Pig - 95%, o Joe - 52%, entre muchas otras, El peso del talento - 95% podría convertirse en otro clásico en el repertorio del actor.

Finalmente, es imposible ignorar el lugar del resto del reparto: Pedro Pascal, como siempre, sorprende con un personaje distinto a lo que ha mostrado logrando que el público tenga cierta empatía y hasta cariño, manteniéndose como un hombre poderoso, pero al mismo tiempo como un niño que quiere ser un héroe de acción. Mientras Sharon Horgan, quien interpreta a la esposa del protagonista, a pesar de tener pocas intervenciones tiene ciertos momentos en los que logra sorprender.

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos