Artículos

Anime y acoso: personajes que normalizan el hostigamiento sexual

Dragon Ball Super no es el único anime que hace del acoso a las mujeres un chiste.

Artículos

Anime y acoso: personajes que normalizan el hostigamiento sexual

Dragon Ball Super no es el único anime que hace del acoso a las mujeres un chiste.

POR Julio Enrique Macossay Chávez -

Cada cultura fundamenta su humor en cosas diferentes y además algunas tienen un humor más verbal y otras uno más visual. En el caso de Japón, ellos tienen la tendencia hacer chistes sexuales visuales. Muchos animes están llenos de pruebas de ello. Un ejemplo claro es el hecho de que tengan un eufemismo visual bien codificado para indicar que un personaje está excitado. Así es. Estoy hablando del famoso sangrado de nariz. Yo pensaría que sobra decirlo, pero cuando ven a un personaje masculino que le sangra la nariz durante una escena erótica es una señal inequívoca de que tiene una erección.

No te pierdas: Feminización forzada: La razón por la que Ranma de Ranma ½ no es un personaje LGBTQIA

El otro ejemplo clarísimo es el que nos concierne el día de hoy. Los personajes cómicos cuyo elemento característico es ser acosadores sexuales. Todos los que hemos visto animes sabemos que en muchos, sobre todo en los shonen, nunca falta un personaje cuyo característica definitoria es ser un pervertido y acosar mujeres. La realidad es que, tristemente, es muy común que veamos situaciones acoso sexual series puestas en un tono ligero y humorístico y que siempre son rematadas con un golpe al perpetrado.

En los animes esto se suele manifestar de dos formas. El acoso intencional y el accidental. El segundo es cuando un personaje es torpe y termina cayéndose en posiciones inapropiadas o con las manos en los senos o nalgas de algún personaje femenino. Y el intencional son los personajes como el maestro Roshi. Personajes que están todo el tiempo pensando en mujeres y cómo tocarlas de manera inapropiada lo que siempre desemboca en que la mujer acosada les dé un golpe y/o los mande, literalmente, a volar. Hay personas que piensan que ese tipo de personajes no tienen nada de malo porque al final siempre son reprendidos. El problema con eso es que al final al estar en un contexto humorístico se le resta gravedad al acoso y se le normaliza.

En el mundo posterior al #MeToo este tipo de humor no es válido. Desde hace mucho no debió serlo, pero el punto es que hoy en día genera controversias. Eso me lleva a hablar de lo que inspiró este artículo en primer lugar. El famoso caso de la semana pasada sobre Dragon Ball Super. El último anime de la popular franquicia fue cancelado en Argentina por una escena en la que el maestro Roshi acosa a una menor de edad. El principal problema es que ese anime lo pasan en un canal dirigido a un público infantil. Aquí les dejamos la declaración oficial del gobierno de aquel país:

El episodio que se vio en las pantallas de Argentina reproducía el ejercicio de violencia sexual por parte de un mayor hacia una menor, en un contexto de aceptación social, en el que se naturalizaba la vulneración de una niña. La escena retrata cómo la negativa de la joven resulta desoída por el maestro, quien continúa forzando el encuentro, al tiempo que los demás personajes, visiblemente conmovidos y angustiados por la situación, observan en silencio el accionar violento y abusivo del varón adulto.

El asunto es que, como ya dije, Roshi no es una anomalía es un elemento de lo más usual en el anime. Por ello, he decidió hacer una lista de personajes que podrían ser cancelados en cualquier momento por normalizar el acoso de la misma forma.

Happosai y otros personajes masculinos de Rumiko Takahashi

Cuando salió a la luz lo que pasó en Argentina, el primer personaje en el que todos pensamos fue en Happosai. A diferencia del personaje de Dragon Ball, este anciano es algo intermedio entre un villano y un personaje cómico, lo cual no es raro si recordamos que Ranma ½ es más un anime cómico, que uno de combate. Por lo mismo él está a caballo entre ser un maestro perverso y ser un pervertido sexual. Todos recordamos que, al igual que Roshi, él amaba acosar a las mujeres, pero iba un paso más allá y también es un ladrón de ropa interior. El asunto es que en la obra de Rumiko Takahashi encontramos varios ejemplos. En Ranma ½ teníamos a Kuno, quien es otra manifestación de ese lugar común; el personaje que invita a salir de manera sin aceptar un no por respuesta a toda mujer que él considere bonita que se le ponga enfrente. El protagonista del manga anterior de la autora, Urutsei Yatsura, es otro ejemplo. Se llama Ataru Moroboshi y al igual que Happosai trata de tocar inapropiadamente a toda mujer que se le cruce en el camino. Otro ejemplo es el monje Miroku en Inuyasha, que, tomando en cuenta el tono más serio de ese manga y anime, es el elemento cómico para liberar la tensión, pero eso no quita que no está bien que tu manera de hacerlo sea que un personaje le toque el trasero a una de las protagonistas.

Shin-chan

En su momento cuando veía eso de niño recuerdo que habían comparaciones con Bart Simpson. Comparaciones que son incorrectas porque Bart es muchas cosas, pero no es un actor porno, digo, no es un acosador sexual. En realidad Shin-chan estaba más cercano a los hermanos Warner en cuanto que ambas obras hacen chistes de acoso usando niños pequeños. El chiste radica en que se debe ver inverosímil en los ojos del espectador. Eso realmente era el meollo de todo el humor de Crayon Shin-chan, cuyo anime y manga son tremendamente longevos; es que el personaje se comporta como un adulto en algunos momentos. El problema es que ese adulto es un maestro Roshi miniatura. Claro que la reacción de las acosadas es distinta por ser un niño. Ahí sí se ve casi como una gracia que el personaje tenga este tipo de comportamiento. De hecho, los personajes femeninos que criticaban sus actitudes usualmente eran mostrados en una luz negativa, lo cual da mucho en qué pensar.

También lee: Animes que están en contra del mito de la meritocracia

Jiraiya de Naruto

Aquí es donde entramos en terreno problemático. Jiraiya es básicamente el maestro Roshi de Naruto; él tiene el epíteto de ero-sennin (sabio pervertido), sólo que en un anime con momentos más dramáticos y más serios. La realidad es que él tiene un muerte trágica y momento de seriedad tales que al final podría interpretarse como que el anime estuviera diciendo que ser un pervertido y un acosador es un pequeño defecto que se puede ignorar si la persona en cuestión a hecho grandes cosas, ya saben como Harvey Weinstein o Pablo Neruda. No, no se deben ignorar. No dudo ni un momento que alguien vaya a darse cuenta de eso pronto y se cancele al personaje, aunque cabe decir que en la versión censurada de Estados Unidos eliminaron varios de sus momentos pervertidos.

Sanji

Podemos decir exactamente lo mismo de Sanji de One Piece. La diferencia es que Sanji es un personaje más a lo Kuno que se enamora de todas las mujeres que le parecen bonitas y en su caso se deja golpear por ellas porque es incapaz de atacar a una mujer. Además que en él sangrado de la nariz llega a otro nivel. Hay un momento en el casi muere, literalmente, por la cantidad de sangre que pierde al ver mujeres que le atraen. Es un chiste recurrente que se enfrente a un personaje femenino fuerte que lo derrota sin problemas y que tenga que ser rescatado por Robin o Nami. Lo que lo hace aún más problemático es que aparte de acosar, parte del humor con este personaje es transfóbico. Parte de los chistes es que se enamoren de él mujeres trans a lo que él reacciona con un asco infinito. Cabe decir que los personajes trans en One Piece (okamas y newkamas) son dibujados de manera particularmente grotesca y, por ello, transfóbica. En otras palabras, se convierte en el acosador acosado porque aquí todas las mujeres trans son acosadores de hombres transfóbicos caricaturizado, aunque con la intención de convertirlo en una de ellas. Les dejo una imagen para que vean a qué me refiero:

Mineta

Por supuesto, aunque estemos en pleno siglo XXI, este tipo de personajes no han dejado de existir. En dos de los shonen modernos y más populares del momento no es encontramos con este tipo de personajes. En My Hero Academia tenemos a Minoru Mineta. / Grape Juice Es el tipo de personaje que con sólo ver su diseño se sabe que es el elemento humorístico del show. En su caso es pequeño y con un estilo chibi que contrasta con el diseño de la mayoría de los personajes del programa. Tiene un superpoder ridículo: lanzar su cabello como bolas pegajosas para inmovilizar a sus adversarios y es el pervertido del salón. La realidad es que es un personaje irrelevante que sólo está ahí para decir y hacer cosas fuera de lugar cuando la tensión está demasiado alta.

Zenitsu

Demon Slayer es el anime del momento. Demon Slayer: El tren infinito - 100% rompió toda clase récords habidos y por haber para una película basada en un anime. Zenitsu es como Sanji, un personaje enamoradizo que quiere salir con todas las mujeres que ve y que odia al protagonista por viajar con una chica linda, aunque se calma al descubrir que es su hermana. Igual que otros casos, aquí su acoso es visto como un mero defecto de su carácter, junto con su cobardía.

Puri-Puri Prisoner

Este personaje de One Punch Man - 36% es la manifestación homofóbica del mismo lugar común. Todos conocemos el chiste de que los hombres van a ser violados en la cárcel por el hombre más musculoso que se encuentre allí. Este superhéroe es la manifestación de eso. Él literalmente está en la cárcel por acosar hombres. Su “heroísmo” está en función de esto, él sale de la cárcel para capturar criminales que le gustan y quiere que formen parte de su harem o para defender a hombres guapos que le parecen lindos. Sobra decir que su apariencia (sobre todo su proclividad a estar desnudo) y comportamiento corresponden más bien a prejuicios contra las personas homosexuales que en realidad ser una representación positiva de la misma.

Continúa leyendo: Cómo el anime shonen valida y perpetúa el mito de la meritocracia

Comentarios

  • Tomatazos (6)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos