Artículos

RESEÑA | Sundance 2021 | Mass: la brutal herida abierta de un tiroteo masivo

Definitivamente uno de los filmes a los que habrá que seguirle la pista a lo largo del año.

Artículos

RESEÑA | Sundance 2021 | Mass: la brutal herida abierta de un tiroteo masivo

Definitivamente uno de los filmes a los que habrá que seguirle la pista a lo largo del año.

POR Gabriel Escogido -

Decir que es muy pronto para comenzar a hablar de la temporada de premios de 2022, cuando ni siquiera se ha podido realizar la de 2021, es poco. No obstante, las primeras reacciones de Mass, debut como director del actor Fran Kranz, ya dan fe de una película que despertará muchas conversaciones y que probablemente sea de las más peleadas, tras su debut en Sundance, entre los distribuidores hambrientos de títulos nuevos.

No te pierdas: Razones por las que a la gente le gustan las películas violentas

Ambientada años después de un tiroteo masivo, Mass sigue a Gail (Martha Plimpton) y Jay (Jason Isaacs), padres de uno de los jóvenes que murieron en el atentado, ellos deciden sentarse a tener una conversación con Richard (Reed Birney) y Linda (Anna Dowd), padres del asesino. Los motivos por los que acceden, todas las partes, a esta reunión no es clara al principio, pero inevitablemente comienzan a cuestionarse los eventos previos a la tragedia, sus respuestas a los mismos y la forma en la que han lidiado con lo sucedido.

No se dejen espantar por el hecho de que la película es básicamente una conversación de dos horas. Las interpretaciones centrales en Mass son suficientes para mantenerse involucrado con la trama. La tensión que crea el libreto, y construyen los cuatro protagonistas, es palpable y se acumula con cada intercambio. Los diálogos construyen una especie de laberinto del que, al igual que los personajes, el espectador explora para tratar de encontrar una salida que se antoja sencilla, pero resulta nunca serlo.

Ese es quizá el mejor elemento de la película, su resistencia a otorgar una salida fácil. No sobra decir que los tiroteos en escuelas son uno de los temas más delicados, y por perversas razones, politizados temas de su discusión pública. El director Kranz, que también es el libretista, claramente hizo un trabajo profundo de investigación y eso se traduce en una especie de debate sobre las implicaciones de control de armas, salud mental, crianza y muchos otros tópicos que cruzan este tipo de tragedias. No obstante, no da respuestas sobre qué pensar, simplemente expone los puntos a través de los personajes. La ambigüedad de su discurso es parecida a la que consigue la magnífica Tenemos que Hablar de Kevin - 76% de Lynne Ramsay.

Por ejemplo, el personaje de Birney, padre del asesino, da la impresión de ser el más frío, el más analítico de los cuatro. Se sabe de memoria datos muy perturbadores sobre la tragedia, expresa con solemnidad sus ideas y emociones. Pero igual se niega a explicar los actos de su hijo desde la sociopatía, razón que propone el otro padre, interpretado por Isaacs, quien adopta más una postura que culpa a la pobre regulación de armas y acceso a salud mental de lo sucedido, pero es rápido en buscar tachar de “desequilibrado” al asesino. Este tipo de contrastes salen a la luz durante toda la conversación.

Probablemente, el único momento en que esta imparcialidad se pone en riesgo es en los momentos finales de la película. No queremos adelantar nada, en especial dado que el filme no llegará a Latinoamérica pronto. Pero cabe mencionar que en los últimos minutos, Mass sí guía a uno de los personajes, que incluso al inicio menciona su falta de interés, hacia un camino específico de resolución que se siente como una traición a lo construido durante el desarrollo de la trama. Muy probablemente en respuesta a la propia neutralidad que consigue tan bien y que quizá el director consideró dejaba algo vacío el desenlace.

Te recomendamos: Sundance 2021 | In the Same Breath: el primer gran documental sobre la pandemia del COVID-19

Aunque pudiera parecer que no hay méritos técnicos en filmar una conversación, hay que reconocer que Kranz tiene bien medido el pulso de la dinámica entre los personajes. Los planos y la edición permiten ver las reacciones a la plática entre los distintos personajes y logran que fluya la emoción. Por ejemplo, cómo el personaje de Dowd se encoge de hombros o se cubre la cara cuando uno de los padres de la víctima recuerda algún detalle o hace mención de su hijo. En Mass, el verdadero trabajo del director era ser muy atento a cada uno de los actores durante momentos clave y encontrar formas en las que sus interpretaciones revelaran su sentir en respuesta a la conversación con palabras u otro tipo de expresiones.

Lo verdaderamente especial de Mass es evitar abordar los asesinatos en masa desde lo obvio. En especial cuando no hemos visto tantos filmes, particularmente en Estados Unidos, sobre este tipo de tragedias a diferencia de El Atentado del Siglo: Utoya - 85%, que se interesa más por reconstruir la atmósfera de un tiroteo, o Bowling for Columbine, documental de Michael Moore que sí intenta argumentar por una respuesta precisa. La película de Kranz se trata sobre la brutal herida abierta que algo así deja en los padres, lo incierto de la búsqueda de respuestas y el duelo de saber vivir con sus consecuencias, así como la impotencia ante el hecho.

Sí, es muy temprano para saber si seguiremos hablando de esta película hasta el Óscar de 2022, pero queda claro que hay mucho de valor en ella y todo es cuestión de quién se atreva a darle una distribución más significativa que le permita invitar al mayor público a esta íntima conversación.

Continúa leyendo: Entrevista | El sueño más largo que recuerdo: el corto mexicano que compite en Sundance 2021

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos