Artículos

RESEÑA | Los Croods 2: Una Nueva Era | La cómica colisión de dos mundos

Una de las más delirantes familias prehistóricas del universo de la animación regresa con una secuela que sigue un poco la fórmula de su predecesora, pero la enriquece en varios aspectos

Artículos

RESEÑA | Los Croods 2: Una Nueva Era | La cómica colisión de dos mundos

Una de las más delirantes familias prehistóricas del universo de la animación regresa con una secuela que sigue un poco la fórmula de su predecesora, pero la enriquece en varios aspectos

POR Francisco Javier Quintanar Polanco -

Debieron pasar siete años -y una serie en Netflix- para que llegase a pantallas la secuela cinematográfica de Los Croods - 70%, una familia de cavernícolas la cual, mientras luchan contra amenazas y temores (reales e imaginarios), aprenden una o dos cosas acerca de la tolerancia, la convivencia pacífica y el verdadero valor de la familia y la amistad.

No dejes de leer: The Croods: A New Age ya tiene calificación de la crítica

Los Croods 2: Una Nueva Era - 90% ahora dirigida ahora por Joel Crawford, vuelve a reunir a la dupla de guionistas conformada por Kirk DeMicco y Chris Sanders, directores y también guionistas de la primera entrega; en una nueva odisea en la cual tendrá un rol importante Guy (Alfonso Herrera), el joven humano más evolucionado quien se integró a la familia en el primer filme. Y esclarecerá algunos puntos de su pasado previo a unirse al clan.

Todo inicia más o menos por donde se quedó la primera parte: Los Croods siguen buscando su sustento diario, y un lugar donde sea seguro vivir. El romance entre Guy y Eep (la jovencita integrante de la familia) está en una etapa ya muy desarrollada (y melosa), lo cual irrita un poco a Grug -el patriarca de la familia-, quien se muestra gruñón y aprensivo ante esa situación. Por su parte Guy desearía tener mayor intimidad con Eep (Regina Blandón, doblaje latino), y no descarta la posibilidad de que ambos se separen del resto de la familia, para vivir su vida como pareja.

En esas búsquedas y cavilaciones se encuentran, cuando Grug (Humberto Solórzano) se topa con una descomunal empalizada, y él y su clan deciden explorar que hay al otro lado. Detrás de ese gran muro descubren un lugar de exuberante belleza, abundante comida, aparentemente exento de cualquier peligro…y habitado por otros humanos. Es así como los Croods conocen a los Betterman, una familia de humanos mucho más evolucionados, quienes ya practican el sedentarismo e incluso están tecnológicamente muy avanzados. Pero además, los Betterman están íntimamente ligados al pasado de Guy, al cual reconocen casi desde el primer momento en que lo ven, y lo reciben como una especie de hijo pródigo retornado a casa.

No pasa lo mismo con la familia adoptiva de Guy. Si bien en principio los reciben amablemente, tanto Phil como Hope Betterman desconfían de los recién llegados, a quienes de entrada ven como salvajes incivilizados que ni siquiera deberían estar allí. Por su parte Grug esta receloso de los Betterman y de las bondades y comodidades que su vida “moderna” ofrece, las cuales percibe que están transformando de forma nociva a varios miembros de los Croods. Y tanto Grug como Phil desean separar a Guy de Eep, aunque cada uno por sus propios motivos.

Puede interesarte: The Croods 2 vence a Tenet y se convierte en el estreno más exitoso en medio de la pandemia

No pasará mucho para que broten los primeros roces entre ambas familias, y gradualmente surjan abiertos conflictos los cuales alcanzarán niveles cataclísmicos, cuando se manifieste el verdadero motivo por el que los Betterman levantaron su gran muralla, y sea comprensible el por qué le temen tanto a lo que venga del exterior de esos muros…

Los Croods 2: Una Nueva Era - 90% guarda muchos símiles con su predecesora, en particular en lo referente a los tópicos que su argumento aborda: nuevamente están presentes temas como el miedo al mundo exterior, la desconfianza hacia quienes lucen y se comportan diferente. Pero junto a estas cuestiones, introduce otros como los choques ideológicos y generacionales (aquí acentuado por las imposturas, actitudes y estilo de vida de los Betterman, los cuales se asemejan mucho a los de un hípster contemporáneo); la enajenación actual (la obsesión que Thunk desarrolla por pasar largas horas viendo “pantallas”); y la explotación indiscriminada de los recursos naturales -detonante del apoteósico final de la película-.

Tal diversificación de temáticas, a las que se suman otras con un peso dramático específico en la trama, sobre todo en su desenlace (como el diálogo y la coexistencia pacífica, la comprensión y la mente abierta, la mutua confianza y la sororidad como vehículos de integración y alternativas para superar grandes obstáculos); están integradas al relato orgánicamente enriqueciéndolo, y le brindan un gran atractivo -y buen gancho- para atraer a otros públicos más allá del infantil.

Estos elementos, aunados a una interminable sucesión de estallidos de color; a un diseño de animación y de personajes que por momentos se vuelve demencial (algunas criaturas introducidas en esta segunda entrega son simplemente alucinantes); a muchos momentos en donde la narración relaja su ritmo para permitir el espontáneo desarrollo de gags con un humor variopinto; e incluso darse el lujo de incluir un par de referencias/homenajes a la cultura pop (como el que rinden a King Kong), hacen de Los Croods 2: Una Nueva Era - 90% una entretenida experiencia, y que fácilmente agradará a cinéfilos de variados gustos y edades.

También puede interesarte: Las mejores películas de animación de la década según la crítica

Comentarios

  • Tomatazos (2)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos