Artículos

Las Brujas, de Guillermo del Toro, habría sido muy diferente a la versión de Robert Zemeckis

La lista de proyectos de Guillermo del Toro que no se han concretado es larga, pero es probable que nadie recuerde que el cineasta mexicano casi dirige la nueva versión de Las Brujas que terminó en manos de Zemeckis.

Artículos

Las Brujas, de Guillermo del Toro, habría sido muy diferente a la versión de Robert Zemeckis

La lista de proyectos de Guillermo del Toro que no se han concretado es larga, pero es probable que nadie recuerde que el cineasta mexicano casi dirige la nueva versión de Las Brujas que terminó en manos de Zemeckis.

POR María Belén Izurieta Barreto -

Las Brujas - 100%, el filme de Nicolas Roeg, que se convirtió en un clásico instantáneo desde su estreno en 1990, volvió a la pantalla grande en la forma de un remake dirigido por Robert Zemeckis que no logró superar ni al filme original ni a las expectativas de por sí bajas que se tenían sobre él. La historia proviene de un cuento del escritor Roald Dahl , que también es un clásico en su propio medio, el cual tiene mucho de horror como si se tratara de una mezcla entre la Suspiria - 90% de Dario Argento y, digamos, la película Ratatouille - 96% de Pixar, que a la vez parecía ser perfecta para alguien como Zemeckis a pesar de que ya no recordamos la última vez en la que nos consiguió cautivar realmente con una de sus historias.

No te lo pierdas: RESEÑA: Las Brujas | El verdadero horror es Anne Hathaway

Lo que pocos saben es que llevar este relato a la pantalla grande, teniendo en cuenta su fama, y además una película insuperable, no fue algo que se hizo de la noche a la mañana o en un lapso de unos dos años. Una nueva adaptación de Las brujas ya se empezó a considerar desde hace casi dos décadas con algunos de los nombres involucrados en el proyecto que se estrenó en 2020, pero ocupando cargos muy diferentes a los que podemos ver en los créditos de la película protagonizada por Anne Hathaway en el papel de La Gran Bruja. Aunque no sabemos si realmente se empezó a considerar el proyecto desde hace muchos más años, fue en 2006 cuando empezaron a surgir las primeras noticias en medios como la revista Empire, donde se confirmó que la obra de Dahl iba a contar con una nueva versión cinematográfica.

En ese entonces ya se había confirmado que Guillermo del Toro y Alfonso Cuarón estaban entre los interesados en trabajar en el proyecto. Este par de cineastas que colaboran con cierta frecuencia entre sí la época, venían de trabajar en filmes como El Laberinto del Fauno - 95%, Niños del Hombre - 92% y Harry Potter y el Prisionero de Azkaban - 91%, así que cualquiera de los dos parecía la opción perfecta para sentarse en la silla del director y hacer que las aterradoras brujas puedan regresar al cine con una cinta a la altura del material original. Pero en el camino, y con el paso del tiempo, los planes fueron cambiando poco a poco hasta que el filme se convirtió en lo que llegó a la pantalla en 2020.

Como parte del plan inicial, en 2006 se anunció que Del Toro y Cuarón iban a volver a colaborar juntos en el filme basado en la historia de Roald Dahl, con el segundo como el candidato número uno para encargarse de dirigir el filme con Del Toro ejerciendo como productor. Poco se volvió a saber del proyecto luego de que los medios se hicieran eco de la noticia, para luego en 2008, es decir dos años más tarde, darse a conocer que todo seguía en pie pero con un pequeño y a la vez muy significante cambio: el director de Gravedad - 96% decidió dar un paso al costado para intercambiar lugares, es decir con él ahora como productor y con Guillermo del Toro tomando su puesto como director.

Te recomendamos: Las películas de cine de autor favoritas de Guillermo del Toro

No sabemos cómo se habría visto Las Brujas de la mano de Cuarón, pero nos resulta un poco más sencillo imaginar lo que habría sido con Del Toro a cargo, y no estamos diciendo que es predecible, sino que su cine siempre se ha caracterizado por ir del lado de la fantasía, con cuentos de hadas que se combinan con el horror. No dudamos que esta película, de haber sido realizada por él, habría sido muy diferente en todos los sentidos. La de Zemeckis recibió duras críticas desde su lanzamiento en HBO Max, a donde llegó luego de varios retrasos por la pandemia de COVID-19, y ni siquiera es que pasó desapercibida sino todo lo contrario, puesto que además de que la crítica especializada la describiera como un desastre recibió un sin número de comentarios por parte de detractores, en general, y de personas con discapacidad porque la cinta las representa de forma errónea al asociar a las malvadas brujas con quienes tienen impedimentos físicos, en este caso es muy claro que se trata de sus manos y pies.

De la versión que podríamos haber visto no esperamos este tipo de reacción negativa, y de lo que se sabe al respecto estamos seguros de que hubiese sido algo totalmente diferente. Guillermo Del Toro no es ajeno a las historias con personajes espeluznantes, así que su visión se podría haber alineado bastante bien al relato original mientras que el trabajo de Nicolas Roeg se tomó bastantes libertades al respecto. Los cineastas mexicanos se encontraban conversando sobre una posible adaptación de Uncle Oswald, otro de los escritos de Dahl, cuando surgió la idea de adaptar The Witches, la cual inmediatamente hizo “clic” entre ellos e inmediatamente decidieron empezar a trabajar en él.

En una entrevista con Empire, Cuarón contó que ellos solamente estaban hablando de Uncle Oswald cuando el tema los llevó hasta The Witches y lo siguiente fue que Del Toro “escribió un guión increíble muy rápido”. Bueno, por supuesto que lo hizo. Algunos creerían que Del Toro no tiene ni un pie en el reino de la realidad, razón por la cual probablemente pueda producir estas cosas tan rápido y tan bien. Pero eso sí, siempre iba a ser de la forma en la que él imaginaba la historia y ese es otro tema, porque nunca podríamos haber adivinado de qué forma lo hubiese hecho.

La idea que tenía el director de La Forma Del Agua - 92% era convertir a Las Brujas en una película usando la técnica del stop motion, lo que significaba que le iba a tomar unos cuantos años crear el mundo en el que estas criaturas, las brujas, harían frente a los gustos de la mente de Del Toro. Está de más decir que una animación es completamente diferente a lo de Roeg, pero hubiese sido una buena vía para contar una historia con más detalles espeluznantes. Sería interesante que en algún momento el cineasta pueda llevar a cabo el proyecto por el que se interesó hace más de una década, mismo tiempo en el que también se mencionaba que trabajaría en una versión de Pinocho que está cerca de convertirse en realidad. Sería más que justo tachar el nombre de Las Brujas de su larga lista de proyectos inconclusos o cancelados.

Continúa leyendo: El Hobbit, de Guillermo del Toro, todo lo que sabemos de la película cancelada

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos