Artículos

Marvel dice estar en contra del racismo, pero el MCU se resiste a la diversidad

Mucho ruido y pocas nueces con el Universo Cinematográfico de Marvel, que por años ha prometido más diversidad en sus películas, pero se nota lo mucho que se resiste al cambio

Artículos

Marvel dice estar en contra del racismo, pero el MCU se resiste a la diversidad

Mucho ruido y pocas nueces con el Universo Cinematográfico de Marvel, que por años ha prometido más diversidad en sus películas, pero se nota lo mucho que se resiste al cambio

POR María Belén Izurieta Barreto -

El mundo se conmocionó cuando se hizo viral el video de la muerte de George Floyd, un hombre afroamericano estadounidense que perdió la vida tras ser asfixiado por un oficial de policía mientras estaba siendo esposado. El suceso mostró claramente a Derek Chauvin, el oficial responsable de la tragedia, en el momento en que tenía a Floyd boca abajo en una de las calles de Mineápolis, Minesota con una de sus rodillas en el cuello del hombre que, según algunos medios, fue arrestado por intentar hacer una compra con un billete falso de US$20. La reacción fue inmediata y generó una oleada de protestas e indignación, principalmente en Estados Unidos aunque se extendió a todo el mundo, por el racismo y los abusos policiales a la población afroestadounidense.

No te lo pierdas: Los mejores momentos de las primeras tres fases del MCU

A raíz de esto, el movimiento Black Lives Matter cobró fuerza. Mucha gente no dudó en unirse a las protestas a pesar de estar en el medio de una pandemia y entre quienes se manifestaron en contra del racismo sistémico se encuentran personalidades de la política, de la industria del cine e incluso grandes compañías como Disney, cuyas propiedades (Star Wars, Marvel Entertainment, Marvel Studios) compartieron un comunicado en el que aseguran el constante apoyo a sus empleados negros y a la comunidad en general, además que se anunció desde la cuenta de The Walt Disney Company en Twitter una millonaria donación para causas sociales relacionadas.

The Walt Disney Company se ha comprometido a donar US$5 millones para apoyar a organizaciones sin fines de lucro que promueven la justicia social, comenzando con una donación de US$2 millones a la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP).
Nos oponemos al racismo. Defendemos la inclusión. Estamos con nuestros empleados negros, narradores de historias, creadores y toda la comunidad negra. Debemos unirnos y hablar.

Te recomendamos: Directores de cine vs. Marvel: todas las críticas que ha recibido el MCU

Aparte del compromiso de donar dinero a causas de importancia, se habilitó una serie de cómics ilustrados y escritos por sus creadores negros en la aplicación Marvel Unlimited para que los usuarios puedan leerlos de forma gratuita. Cabe destacar que entre los títulos se encuentran varios números de Marvel’s Voices, Black Panther, Black Panther & The Crew, Killmonger, Falcon, Ironheart, Power Man and Iron Fist, Black Panther: Long Live The King, Mosaic, Truth: Red, White and Black, Fantastic Four, Marvel Rising y Captain America/Black Panther. La lista es, definitivamente más larga ya que son 150 números aproximadamente.

Este mes, Marvel Unlimited tiene una selección digital gratuita de cómics dirigidos por creadores negros, destacando el trabajo de increíbles escritores y artistas negros. Obtenga los detalles y la lista completa de títulos aquí:

Sin duda la intención parece buena ya que en este caso la división Marvel Entertainment decidió dar un paso importante para destacar el talento de la comunidad negra y los miembros que han tenido la oportunidad de llevar fantásticas historias a los fans de la Casa de las Ideas. Sin embargo, es lamentable que no se pueda decir lo mismo del estudio cinematográfico comandado por Kevin Feige, ya que ver el comunicado en su perfil es más un gesto vacío para que la empresa pueda mantener una imagen de aliado con su público. Son pocos los que cayeron, porque el historial que tiene el estudio cuando se trata de representar la diversidad es, de hecho, pésimo. La posición de la compañía, que parece opuesta a la inclusión cuando siempre ha jurado estar a favor, ha sido un tema recurrente por años desde sus primeros pasos.

No te vayas sin leer: Las escenas de Marvel más reproducidas por los fans

Da la impresión que la época en la que vivimos está afectando de manera positiva -y muy lentamente- el largo camino que ha recorrido y a su vez sirviendo de algo (aunque por ahora no realmente) si comparamos su inicio, que llegó con Iron Man - El Hombre de Hierro - 93% junto con lo que se vio en Spider-Man: Lejos de Casa - 82%, que fue la última entrega de la Fase Tres del Universo Cinematográfico de Marvel.

Tras un total de 23 películas estrenadas a lo largo de 11 años y una desorbitada recaudación de más de US$22.5 mil millones según cifras de Box Office Mojo, más bien parece que Feige y compañía están perdiendo el juicio si creen que lanzar una Pantera Negra - 90% será suficiente para al menos recibir el conformismo de sus fans, que vienen de razas y etnias diferentes. Sus 7 nominaciones a los premios Óscar y las 3 estatuillas conseguidas representan poco para venir de una casa que ha albergado miles de historias durante más de 80 años, las cuales continúan inspirando a sus lectores, haciéndoles soñar con la idea de verse representados junto a sus superhéroes favoritos o, por qué no, en la piel de los protagonistas.



¿Cómo se traslada la diversidad del material original a la pantalla grande? Para descubrir la carencia de representación de Marvel Studios es necesario que revisemos sus producciones desde la Fase Uno, en la que los pocos superhéroes negros que habían tenían papeles -exageradamente- secundarios, así que no deberíamos sorprendernos porque la forma en la que se ha manejado la franquicia en este aspecto hasta el presente es demasiado preocupante.

Los primeros superhéroes negros ocuparon exclusivamente papeles secundarios

Durante las dos primeras fases del Universo Cinematográfico de Marvel, todo fue sobre los hombres blancos que protagonizaron las películas. El coronel James “Rhodey” Rhodes (primero interpretado por Terrence Howard y luego por Don Cheadle) fue el primer superhéroe negro en aparecer. El siguiente fue Anthony Mackie, quien llegó seis años después, es decir recién en 2014, en el papel de Falcon dentro de la película Capitán América: El Soldado del Invierno - 89%. Ambos fueron relegados a ser compañeros del protagonista, y usualmente con la intención de convertirse en su principal apoyo. Por supuesto que ambos contaron con un tiempo muy reducido en pantalla y sus vidas fueron muy poco exploradas.

Black Widow, la primera y única Vengadora, casi se queda sin película

Scarlett Johansson apareció en Iron Man 2 como la espía rusa Natasha Romanoff, a quien el público conoce mejor con el nombre de Black Widow. Esto fue en 2010 y para ese entonces sus contrapartes masculinas empezaban a protagonizar películas en solitario. Pasaron los años y teníamos trilogías de Iron Man y Capitán América, otros nuevos llegaban en sus propias aventuras como ocurrió con Ant-Man y Pantera Negra, pero a la que fue la primera y única superheroína de Marvel Studios por mucho tiempo no se le daba una oportunidad para brillar en una historia protagonizada enteramente por ella. Es más, incluso Capitana Marvel le ganó con dos años de diferencia y eso que ella merecía (o cualquier otra superheroína) ser introducida al MCU antes que eso. Con suerte veremos Black Widow muy pronto.

2014: El primer papel protagónico para una actriz negra es... un alien

El primer rol importante para una actriz negra fue el de Gamora, que recayó en Zoe Saldana quien participó en Guardianes de la Galaxia - 91% y su secuela, además de los dos últimos crossovers de la franquicia. Lo que pudo ser una “victoria” en el ámbito de la representación se convirtió en otra decisión cuestionable de sus responsables puesto que el personaje no muestra su color de piel, sino que debe someterse a horas de trabajo en maquillaje y capas de pintura verde para parecerse a la alienígena de los cómics. Es común ver que en Hollywood los actores negros son víctimas usuales del tokenismo y este problema sistémico reside en lo mucho que los estudios cinematográficos se resisten a la diversidad. Que estas grandes compañías traten a las personas negras o de color como una rareza en el cine afecta cualquier posibilidad de sus actores de dar el salto al estrellato al limitarlos a ser extraterrestres y es un síntoma más del fracaso de la industria cuando se trata de la diversidad.

No te lo pierdas: Pésimas escenas del MCU que arruinaron (o casi arruinan) las películas en las que aparecieron

El whitewashing en Doctor Strange: Hechicero Supremo

En un intento de la franquicia por ofrecer mayor diversidad, o al menos es lo que creemos, introdujeron una versión genderbent del personaje Ancient One en Doctor Strange: Hechicero Supremo - 89%. En los cómics es un personaje asiático, por lo que contratar a un actor asiático hubiese tenido sentido, sin embargo prefirieron contar con Tilda Swinton , a quien no le reprochamos su talento como actriz, a pesar de que siempre nos preguntaremos por qué contrataron a una mujer blanca para el papel. Si la idea era de cambiar el sexo del personaje, bien podrían haberlo hecho con una mujer asiática, teniendo en cuenta que dentro de la misma película se le dio protagonismo a Benedict Wong, un actor de ascendencia china.

Les tomó más de una década darle a una superheroína su película

Para cuando llegó Brie Larson con bombos y platillos al MCU, Gal Gadot ya era una "veterana" en el DCEU puesto que había aparecido incluso en Liga de la Justicia - 41% y su equipo se encontraba trabajando en una secuela a su película en solitario. A Warner Bros. no le tomó mucho tiempo llevar a la superheroína al cine y eso que su franquicia comenzó mucho más tarde que la de Marvel Studios. Sabemos que Kevin Feige siempre ha manejado todo como un plan cuidado hasta en el mínimo detalle, pero nunca tuvo una excusa real para justificar su carencia de diversidad.

Pasaron 8 años para que realmente veamos actrices negras

Fue recién en la Fase Tres del Universo Cinematográfico de Marvel que actrices negras aparecieron en la pantalla grande como se debe. Sí, desde 2016, luego de ocho años de la primera película de la franquicia, tuvimos a Zendaya en Spider-Man: De Regreso a Casa - 92% con un personaje que con el paso del tiempo fue mejor recibido. Después llegaron Tessa Thompson, quien interpretó a Valquiria en Thor: Ragnarok - 92% y poco después Danai Gurira, Lupita Nyong'o, Letitia Wright y Angela Bassett, todas con roles importantes en Pantera Negra, cuyo estreno llegó en 2018.

Creen merecer un reconocimiento por "arriesgar" con Pantera Negra

Esto es como decir que no se es racista por tener un amigo negro o que no se es homofóbico por conocer a una persona homosexual. Cada vez que alguien quiere hacer un punto cuando se acusa a Marvel Studios de no tomar riesgos, se señala a Pantera Negra. Lo ha hecho Kevin Feige, lo hizo Bob Iger en su época como CEO de Disney y lo hacen sus fans cada vez que aparece un detractor para decir que los lanzamientos del MCU no se diferencian mucho el uno del otro en términos creativos. No sabemos cómo puede ser un “riesgo” estrenar una película protagonizada por actores negros en papeles principales cuando salió 10 años después del arranque de la franquicia.

Para ellos, centrarse en una historia que representa a la comunidad negra, en la que se desafían los errores generacionales y las estructuras de poder, es sinónimo de al menos merecer una felicitación. Es una gran película y está claro que es de lo mejor que ha realizado el estudio, pero tuvo la mala suerte de quedar como una inclusión simbólica. Si quitamos este proyecto de la franquicia nos quedamos con decenas de películas protagonizadas por superhéroes blancos pertenecientes a un estudio que alega ser diverso cada vez que necesita convencer al público.

O que debemos amarlos por la escena femenina de Avengers: Endgame

La escena que muchos soñamos ver se hizo esperar. Todo fue espectacular en ella menos una cosa: no está justificada. Lo que se entiende es que los Vengadores están en una batalla a muerte contra Thanos y necesitan toda la ayuda que pueden encontrar; así es como Capitana Marvel aparece desde el "más allá" para unirse a los superhéroes que vimos desarrollar sus historias desde el 2008 y los que se unieron como ella más adelante en el camino. Es por esa razón que resulta lógico que en algún momento se unirán en el combate, pero sus interacciones son nulas con pocas excepciones. La cinta supuestamente pasa el Test de Bechdel, el famoso método que evalúa la brecha de género en las películas, gracias a la cantidad de diálogos que tienen Nébula y Gamora.

En un par de ocasiones hay diálogos entre Natasha y Carol o Natasha y Okoye, pero en la escena donde se las ve ayudando a Spider-Man con el Guantelete del Infinito ninguna se dirige la palabra, sino solamente a Peter. Luego, a duras penas Carol y Mantis hacen algo de contacto visual como diciéndose la una a la otra que están listas y Wasp observa al resto por unos segundos. Fuera de eso, no se muestra el mismo nivel de compañerismo que el de sus contrapartes masculinas por la sencilla razón de que ellas no se conocen y fueron puestas allí para cumplir con el público. Es incluso cómico ver a Evangeline Lilly recibir instrucciones de Anthony Russo y diciendo que debe "sentir una conexión sin haberla conocido" al referirse a Capitana Marvel. Al menos las actrices la pasaron bien.

La farsa de la inclusión de personajes LGBTQIA+

Los hermanos Russo siempre supieron que la diversidad es importante y por ese motivo se aplaudieron a sí mismos tras incluir un personaje gay en Avengers: Endgame - 95%, que fue interpretado por Joe Russo. Su aparición en la breve escena sobre el grupo de duelo de personas que lidian con la pérdida de sus seres queridos luego de la decimación es muy poco para todo lo que ha prometido el estudio. Los mismos fans criticaron a la película por tomar el asunto a la ligera y decir suficiente inclusión por hoy.

*PEQUEÑO SPOILER DE AVENGERS: ENDGAME*
Todavía me río de que la primera persona abiertamente gay en el MCU sea una extraño en una sesión de duelo.

Cualquiera de las series producidas por Marvel Television, totalmente ajenas al MCU, son más diversas que todas las películas de la franquicia juntas y nunca necesitaron del sensacionalismo. Por citar un ejemplo, Jessica Jones - 69% presentó a un personaje gay, el detective Costa, de quien se conoce que quiere adoptar un hijo con su pareja, a la abogada abiertamente lesbiana Jeryn Hogarth y a la actriz transgénero indio-estadounidense Aneesh Sheth en el papel de Gillian, la asistente de la superheroína en la tercera temporada. Esto contrasta con lo que se hace en el cine, ya que se armó todo un espectáculo cuando se confirmó a Valquiria como el primer superhéroe LGBT, pero nunca pasó a demostrarlo.

El problema comienza detrás de escenas

En 2017, Thor: Ragnarok se convirtió en la primera película de la franquicia en no estar dirigida por un hombre blanco. Taika Waititi se describe a sí mismo como un "polinesio judío". Su padre es un Maorí, que es una etnia polinésica que llegó a Nueva Zelanda y su madre es descendiente de europeos, así que esto lo convirtió en el primer cineasta de color en liderar una película del Universo Cinematográfico. El siguiente fue Ryan Coogler, el director de Pantera Negra, y después Anna Boden, aunque esta co-dirigió Capitana Marvel - 60% con Ryan Fleck. La primera mujer en dirigir una de las películas del MCU por ella misma es Cate Shortland, quien se encargó de Black Widow.

Pero no sabemos si el estudio realmente le dio la oportunidad de dirigir todo el proyecto, teniendo en cuenta las declaraciones de Lucrecia Martel, quien fue contactada por los ejecutivos para trabajar en la película de la espía. La directora contó a The Daily Pioneer que en la reunión le hicieron saber que necesitaban a una mujer en el puesto para que se preocupara más por el desarrollo del personaje, pero le dijeron que no se iba a hacer cargo de las secuencias de acción.

También me dijeron ‘no te preocupes por las escenas de acción, nosotros nos encargamos de ellas.’ Y yo pensaba, bueno me encantaría conocer a Scarlett Johansson pero también me encantaría hacer las escenas de acción. Las compañías están interesadas en cineastas mujeres pero todavía piensan que las secuencias de acción son para directores.

Tratar de justificar el punto de vista de Marvel Studios es inútil porque muchos de los directores que trabajaron en sus películas no vienen del cine de acción sino del ámbito independiente. Las prácticas de la compañía al momento de contratar escritores, directores y actores dice mucho sobre lo que piensa acerca de la inclusión. Buscar a una directora solo porque se trata de la película de una superheroína o a un cineasta negro solo cuando el protagonista es del mismo color de piel refleja el problema de este gigante del entretenimiento con la diversidad. La franquicia sigue en crecimiento, pero no las oportunidades para todos.

Datos de Forbes presentados en octubre de 2018 confirman que el 61 por ciento de los personajes son interpretados por actores blancos y el número asciende al 69 por ciento cuando se tiene en consideración a los más importantes. Los actores negros representan el 20 por ciento, cifra que empeora cuando se revela que el 41 por ciento de ellos aparece en Pantera Negra y cuando se trata de papeles de importancia queda en el 19 por ciento. Si se los quitara, la representación de actores negros terminaría siendo del 11 por ciento. Los actores asiáticos ocupan apenas el 5 por ciento y los latinos e hispanos el 4 por ciento.

Marvel Studios quiere sumar puntos por hacer el mínimo esfuerzo. El MCU es una máquina generadora de dinero que tiene miles de fans devotos en todos los rincones del mundo. El cine debería seguir los pasos dados por los cómics, que son el material del que surgen las adaptaciones, para empezar a reflejar la diversidad de su público. Con respecto a esta información y a esas escandalosas cifras, Marvel tiene mucho trabajo por hacer. Puede hablar cuantas veces quiera sobre lo que desea hacer en el futuro, cuando dice que cambiará sus planes para mejorar, pero hasta que no lo haga sus palabras no significan nada. El cambio empieza internamente y es momento de que el estudio adquiera un nivel mayor de responsabilidad, porque el poder ya lo tiene.

Continúa leyendo: Películas más sobrevaloradas del Universo Cinematográfico de Marvel por la crítica y el público

Comentarios

  • Tomatazos (5)

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos