Artículos

El Libro de Imágenes | Top de críticas, reseñas y calificaciones

Llamarle “obra” a esta película de Godard no se debe mencionar a la ligera, pues se trata sobre una enciclopedia de la historia del cine muy personal del autor

Artículos

El Libro de Imágenes | Top de críticas, reseñas y calificaciones

Llamarle “obra” a esta película de Godard no se debe mencionar a la ligera, pues se trata sobre una enciclopedia de la historia del cine muy personal del autor

POR Daniel Guzmán -

Cuando se habla sobre Jean-Luc Godard, director de cine franco-suizo, se pueden decir varias cosas, el tipo de cine que le gusta producir se enfoca en el cine de autor y vanguardista. Se ha caracterizado por tener un tipo de montaje clásico, además de ser inconfundible cuando aborda ciertos temas de manera ácida en la política y por el modo de tratar la poesía en sus imágenes.

La imagen digital como un lienzo sobre la cual él pinta ha sido un sello característico para él cineasta desde hace algunos años y tal parece que en El Libro de Imágenes - 83% ha llegado a una manifestación de este estilo narrativo. Desde un principio, Jean-Luc Godard se ha preocupado por la historia del cine y cómo las imágenes rodean en todo momento a la realidad.

Te puede interesar: 65 Muestra Internacional de la Cineteca: La Casa de Jack, Cold War, BlacKkKlansman y más en su programación

En un principio, según Nicole Brenez, el director había planeado esta entrega como una obra para ver en la comodidad de su hogar, pues es común que Jean-Luc Godard trabaje con un pequeño grupo de colaboradores. Poco después, Thierry Frémaux se comunicó con el autor para pedir que esta película concursara en el Festival de Cannes de 2018, donde de ganó una Palma de Oro Especial por su gran trabajo.

Llamarle película o documental a esta obra, quizás, no es del todo acercado a lo que en verdad el director lo llamaría, más que otra cosa, se lo podría denominar una enciclopedia o compendio del cine con su archivo personal. Y a todo esto, ¿qué es El Libro de Imágenes?

Nada más que silencio. Nada más que una canción revolucionaria. Una historia en cinco capítulos como los cinco dedos de una mano.

Además de escribir y dirigir, Jean-Luc Godard editó y narró parte de su película que no cuenta una historia en específico ni tiene actores presentes, sólo imágenes que funcionan como un collage fotográfico, sonidos, carteles, citas, escenas de las películas clásicas como Los Olvidados - 94%, de Luis Buñuel; Tuyo es mi corazón - 97% de Alfred Hitchcock, o Juana de Arco, de Victor Fleming y fragmentos de noticieros televisivos, combinados con las narraciones del propio director, son los elementos que componen este film con una mirada crítica al mundo actual con violencia política y el sufrimiento humano.

La mayoría de los críticos han optado por darle un visto muy positivo, pues alaban el método de usar imágenes existentes de diferente temática y resignificarlas sobreponiéndolas con otras, además de hacer uso de la narración para darles una explicación diferente. A través de esta técnica que cambia por completo la “intervención” artística, trata de hacer una reflexión sobre la moral dominante.

Un pequeño sector de ellos no la ve aspectos negativos en la obra, pues la tachan de ser tener como única audiencia a sólo una persona y no para el público en general. Además, no se encuentra una significación verdadera o clara de las imágenes dentro de las mismas, pues tal parece que el autor se encontró un nuevo software y lo explotó hasta el cansancio. Sumado a que los cambios drásticos de formato no encajan.

Sin más por el momento, te dejamos lo que los expertos han dicho sobre El Libro de Imágenes:
Que no se te pase: Pintar una película: Loving Vincent y sus 65,000 cuadros

Eulalia Iglesias, de El Confidencial:

...resulta un triunfo en sí mismo, una quiebra en la visión hegemónica, homogénea y comercial de la idea asumida de qué es el cine.

Daniel Molina, de Cine Maldito:

El sentido surge, más allá de la interconectividad entre puntos del relato, del acto de empalmar una imagen tras otra y la miríada de significados que nacen del choque entre ellas.

Antonio Ramón Jiménez, de Espinof:

El cúmulo de materiales nos conduce a una reflexión de la moral dominante y de Europa, presentando la decadencia de un continente caduco, rancio, antiguo.

Javier Cuenca, de El Cine en la Sombra:

...una propuesta que, a través del uso de la imagen y la palabra, rompe los moldes establecidos acercándose al terreno de la "intervención" artística...

José Felipe Coria, de El Universal:

...un ensayo sobre imágenes preexistentes manipuladas para que tengan otro significado, perturbador y fascinante.

Leonardo D’Espósito, de Noticias:

Hay también mucho más que, en cierto sentido (cuando la oscuridad godardiana se sobreactúa pour la gallerie) a veces resulta mucho menos.

Michael Ward, de Should I See It:

... se siente hecho para una audiencia de uno; un hecho que Godard y su legión de admiradores dedicados seguramente verán como de poca o ninguna preocupación.

Ken Eisner, de Georgia Straight:

Lo que complica aún más las cosas en estos 84 minutos tan difíciles son sus cambios de formato aparentemente aleatorios y la manipulación de imágenes icónicas ... como si acabara de obtener un nuevo software y tuviera que empujarlo al máximo.

David Fontana, de Film Inquiry:

No hay mucho a lo que aferrarse, ni siquiera con la energía que Godard inculca en sus imágenes, y a menudo encontré que mi mente se distraía durante algunos de los momentos más somnolentes de la película.

Kevin Maher, de Times (UK):

No es realmente "sobre" nada (¡eso es tan burgués! "¿Acerca de"? Quiero decir, ¡de verdad!).

Antes de que te vayas: Las mejores y peores películas de 2018 según Jorge Ayala Blanco

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos