Artículos

Isla de Perros | top de críticas, reseñas y calificaciones

La nueva película de Wes Anderson evoca la discriminación en un Japón distópico donde los perros son desterrados en el vertedero de una isla basura

Artículos

Isla de Perros | top de críticas, reseñas y calificaciones

La nueva película de Wes Anderson evoca la discriminación en un Japón distópico donde los perros son desterrados en el vertedero de una isla basura

POR Verónica Sánchez -

Isle of Dogs (DVD)

Tras una orden cuarentena canina, todos los perros de Megasaki son exiliados hacia la Isla Basura. Un niño emprenderá un osado viaje para encontrar a su mascota.

$334.59 MXN en Amazon

$263.81

Ocho años después de El Fantástico Sr. Zorro - 92%, Wes Anderson se aventura de nuevo al stop-motion, la técnica de fotografiar cuadro por cuadro figuras hechas a mano, modelos a escala de objetos reales, con Isla de Perros - 87%. ¿Cómo conseguir deshacerse de los cuerpos de los actores y evacuar toda la materia viva, para crear un universo propio con sus obsesiones ornamentales (a veces Anderson ha sido criticado por construir escenarios en los que se desarrollan sus personajes al estilo de casas de muñecas)? Trasladando a esas miniaturas la misma carga expresiva y de profundidad que tendrían los protagonistas de aquellos títulos protagonizados por intérpretes de carne y hueso, y hablando, una vez más de los temas que siempre han inquietado al director: el amor, la madurez, la pre-adolescencia, la lealtad y la paternidad, y esta vez en el trasfondo de su colorida historia, con reminiscencias a los cuentos infantiles de antaño, y a los títeres del teatro de marionetas bunraku, hay una crítica a la corrupción política, al maltrato de los animales y al falso activismo.

Puede interesarte: Isla de Perros: 5 razones para ver la película

Esta triste fábula y visualmente prodigiosa película, va directo al corazón del espectador con un relato que tiene lugar en un Japón distópico, un país reinventado al estilo Anderson y cuya estética ceremonial ofrece un patio de recreo ideal para las composiciones frontales del realizador. En la fantástica megaciudad de Megasaki, el alcalde Kobayashi decreta el destierro de todos los perros en un vertedero de la costa, luego de una epidemia de gripe canina que siembra la insalubridad. Por demagogia, él envía a su propio perro, llamado Spots (Liev Schreiber), que en realidad se ha convertido en secreto en la mascota de Atari (Koyu Rankin), su sobrino, que devastado por la pérdida del can se aventura a aquella isla basura para encontrarlo. Allí deberá unir fuerzas con cinco perros sarnosos, particularmente con el jefe, Chief (Bryan Cranston), el inconformista de la banda, en una búsqueda que sacará a la luz las malas prácticas electorales de Kobayashi.

No dejes de leer: Isla de Perros ya tiene Certificado de Calidad

Una sombría y emotiva historia llena de en un rico árbol de flashbacks y digresiones enredadas. La película multiplica los protocolos narrativos y escénicos, hasta esta idea jubilosa de poner en el escenario a comentaristas que a la vez fungen como traductores del japonés (idioma de los personajes nipones) al inglés (idioma original de la película), más la suma de trabas que entorpecen la odisea del perro y el niño, enlazada por una red de sub-intrigas, que ponen en tela de juicio las practicas de resistencia de un pequeño grupo de jóvenes activistas "pro-perros", que incluye a un científico y sus colaboradores que están en camino de encontrar una vacuna.

La crítica ha destacado que la mayor belleza de Isla de Perros - 87% radica en su reproducción plástica, gracias a la riqueza de una gran sinfonía de formas y materiales de las que echó mano el realizador de El Gran Hotel Budapest - 92%. La exuberancia decorativa de Anderson en estado de gracia, capaz de iluminar cada detalle pictórico con la idea de que el ojo del espectador descubra signos y referencias en cada secuencia: las formas y lenguajes de los perros, la basura y los bichos de la isla, las nubes de polvo fibroso. Todo esto sin abandonar la técnica distintiva del director texano: el travelling.

Continúa leyendo: Berlinale 2018: Isle of Dogs de Wes Anderson debuta con calificación perfecta de la crítica

Hasta este momento, el filme cuenta con la aprobación general de la crítica especializada, y antes de su estreno en la cartelera mexicana ha debutado con Certificado de Calidad en nuestro Tomatómetro. A continuación, los comentarios más destacados de la novena cinta de Wes Anderson:

Jordi Acosta, de El País:

Cada plano de Isla de perros está diseñado con el gusto por el detalle, el cuidado en la composición y la exigencia en el equilibrio de una bandeja de bento. Cada corte de su montaje está ejecutado con precisión de un itamae-san preparando una impecable ración de sushi.

Miguel Munoz Garnica, de El Antepenúltimo Mohicano:

El stop-motion que ya empleó en Fantástico Sr. Fox se amplifica aquí con la combinación de diferentes técnicas de animación capaces de convivir dentro de un mismo plano. Anderson ha citado a Akira Kurosawa como la gran influencia de la cinta.

Chris Vognar en Dallas Morning News:

Isla de Perros explota con la comicidad de su creador y contagiosa pasión por el medio cinematográfico.

Michael Phillips en Chicago Tribune:

Vale la pena verla y con frecuencia es muy graciosa, así como exactamente rigurosa, fastidiosamente compuesta con stop motion cuadro por cuadro.

Colin Covert en Minneapolis StarTribune:

Con la parábola oscura y animada de Isla de Perros, Wes Anderson eleva su pequeño y personal mundo a nuevas delicias.

Rafer Guzman en Newsday:

La nueva película de stop motion de Wes Anderson es otra encantadora y artística nimiedad.

Calvin Wilson en St. Louis Post-Dispatch:

Hay tanto que pasa en Isla de Perros que probablemente deba ser visto por lo menos dos veces para ser propiamente apreciado.

Cary Darling en Houston Chronicle:

Isla de Perros de Wes Anderson es un festín de imaginación ilustrada con audacia sutil en su descripción de un exilio canino.

Bill Goodykoontz en Arizona Republic:

En serio, si tuviera una cola, la estaría moviendo.

Christopher Orr en The Atlantic:

Es verdad que Isla de Perros es un filme sobre chivos expiatorios, histeria política y deportación. Pero también es , y en su mejor momento, una película de perros.

Anna Smith en Time Out:

Mientras que el ritmo es rápido, hace pausas lo suficientemente largas como para establecer el contrato emocional entre dueño y mascota.

Kate Taylor en Globe and Mail:

Las múltiples capas de este resultado intercultural, especialmente en el ambiente post apocalíptico de Trash Island, son continuamente innovadoras y siempre encantadoras.

También puede interesarte: Razones por las que Isle of Dogs será un éxito en taquilla

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos