Artículos

The Room, de Tommy Wiseau, ¿qué dijo la crítica de este clásico?

El filme que es tema central de la más reciente producción dirigida por James Franco, pasó de ser considerado una de las peores películas de la historia a objeto de culto gracias a su pésima calidad y humor involuntario

Artículos

The Room, de Tommy Wiseau, ¿qué dijo la crítica de este clásico?

El filme que es tema central de la más reciente producción dirigida por James Franco, pasó de ser considerado una de las peores películas de la historia a objeto de culto gracias a su pésima calidad y humor involuntario

POR Javier Quintanar Polanco -

The Room

Johnny (Tommy Wiseau) es un amable banquero con una vida grandiosa al lado de su prometida Lisa (Juliette Danielle), ambos mantienen una relación salvaje y desenfrenada de la que el hombre se siente orgulloso. Pero todo lo que Johnny sabe de su vida amorosa, es una mentira. Lisa está aburrida de él y planea abandonarlo, además le ha sido infiel con su mejor amigo

$278.48 MXN en Amazon

$10.78

Cuando a principios del nuevo milenio, el misterioso Tommy Wiseau se decidió a rodar su ópera prima, probablemente anhelaba que esta tuviese un éxito relativo, le permitiese abrirse camino en el medio cinematográfico y le ayudase a forjar una reputación. Y así fue, aunque no de la forma en que esperaba.

Puede interesarte: Tommy Wiseau y sus cinco películas favoritas

Considerada por muchos como “El Ciudadano Kane - 100% de las malas películas", The Room - 32% fue concebida por Wiseau en primera instancia como una pieza teatral, pero luego intentó transformarla en una novela. Al verse incapaz de publicarla, optó por convertirla en el guión para un filme que el mismo dirigiría, produciría y estelarizaría. Se dice que la idea le fue inspirada tras ver El Talentoso Sr. Ripley - 83%, de Anthony Minghella, con la cual se quedó fascinado y por ello quiso llevar a la pantalla grande un relato con la misma emotividad e impacto.

No dejes de leer: Esto es lo que Tommy Wiseau quería decir en los Globos de Oro

Como narra Greg Sestero -el mejor amigo de Tommy y su coprotagonista- a través de las páginas de su libro The Disaster Artist (la fuente principal de la que abreva el largometraje homónimo dirigido por James Franco), las extravagancias formaron parte del proyecto desde el principio: en lugar de rentar equipo para la filmación, Wiseau decidió comprarlo. Rodó en formato de 35 mm y de manera simultánea en alta definición, lo que implicaba gastos extras de iluminación y operación. En lugar de usar locaciones para filmar ciertas escenas, decidió en cambio hacerlo en sets construidos con pantalla verde al fondo. Y el hecho de que el estelar -el mismo Wiseau- olvidase continuamente sus diálogos y tuviese repetidos desplantes de diva, demoraba el rodaje. Todo esto elevó a la estratósfera el presupuesto, pero ello parecía no preocuparle al director quien, hasta la fecha, se desconoce cómo obtuvo el dinero para absorber los exorbitantes gastos de su película.

Continúa leyendo: The Disaster Artist: habla con James Franco o Tommy Wiseau por teléfono

Para empeorar las cosas, Tommy no tenía mucha experiencia actuando frente a las cámaras, ni escribiendo libretos y mucho menos dirigiendo, lo que se reflejaría en deficientes o de plano pésimas interpretaciones; un guión repleto de diálogos absurdos, situaciones inverosímiles y una trama incoherente; con una estética visual a medio camino entre una -mala- telenovela de los noventa y el soft porno, y que intenta relatar la tragedia sufrida por un joven banquero cuando descubre que su prometida -con quien pronto contraerá nupcias- le ha engañado con su mejor amigo reiteradas veces.
The Room - 32% fue estrenada el 27 de junio del 2003, en un puñado de salas en Los Ángeles, donde permaneció por un par de semanas. Y la crítica especializada en su momento la destrozó por completo, calificándola incluso como una de las peores películas de la historia.

Sin embargo, en uno de esos giros extraños del destino, poco a poco el público empezó a encontrar divertidos todos y cada uno de los fallos y desatinos de la obra, haciendo que asistir a sus funciones se convirtiese en un festejo popular -sobre todo cuando se comenzó a programar en exhibiciones nocturnas-, donde la gente reía a carcajadas, repetía a coro ciertas frases, arrojaba objetos a la pantalla en algunas escenas, e interactuaba y se compenetraba con el filme de varias formas, de un modo equiparable a como lo hacen los fanáticos de El Show De Terror De Rocky - 79%. Así, de forma gradual, se convertiría en objeto de culto, siendo un suceso donde quiera que se presenta. A propósito del estreno de The Disaster Artist: Obra Maestra - 94%, de Franco, que explora la génesis de aquel improbable filme, recordamos qué dijo la crítica en su estreno:

Scott Foundas de Variety advierte que es:

Una película que invita a sus espectadores a pedir que les devuelvan el dinero, incluso antes de la primera media hora.

J. R. Jones del Chicago Reader afirmó:

Como alguien que ha tenido la oportunidad de ver más películas malas de las que se puede imaginar, puedo ver cómo esto podría evocar su propia realidad divertida y demente, visto en un teatro a medianoche después de algunas bebidas.

Carlos Palencia de El mundo.es se pregunta:

¿Se puede catalogar de obra maestra una película incluso a sabiendas de que es un completo despropósito? Es más, ¿es posible disfrutar de un filme que falla estrepitosamente en todos sus aspectos técnicos, narrativos e interpretativos? Por supuesto que sí.

Steve Rose de The Guardian reflexiona:

Para hacer una película que sea tan mala, es bueno que necesites visión, motivación, suerte y una obsesiva vanidad. Por fortuna, el escritor / productor / director y estrella de The Room Tommy Wiseau parece poseer todas estas cualidades, combinadas con una carencia total de talento actoral.

Tim Brayton de Alternate Ending la elogia:

Una de las únicas películas de todo el siglo 21 que se ha mantenido a la altura de su despliegue publicitario.

Felix Vasquez Jr. de Cinema Crazed la califica como:

Una película tan mala, inepta, e increíblemente dolorosa, que es casi imposible comprender cómo alguien tuvo la idea de hacerla.

Chris Stuckmann de ChrisStuckmann.com la recomienda:

Créanme, deben ver esta película al menos una vez, especialmente si les gusta el fútbol.

Sebastian Zavala Kahn de Me Gusta el Cine dijo:

Es una obra maestra de lo incomprensible y lo mal hecho, y una de las películas mas involuntariamente graciosas que jamás vayan a ver.

Roger Moore de Movie Nation señala:

Ese es el truco para hacer un filme de culto. No debe ser malo, debe ser memorable, y The Room lo es.

Francisco J. Tejeda White de Moviementarios escribió:

La película puede ser todo lo mala que la queramos poner, pues se lo merece. Pero también depende de cómo y con quién la veas. Si conoces toda la polvareda que ha levantado, el fenómeno que la rodea y estás familiarizado con las reglas que se pueden seguir para verla, se puede convertir en una de las experiencias más divertidas que hayas tenido en un cine.

No dejes pasar: A Tommy Wiseau le gustaría trabajar para DC o Marvel

También puede interesarte: El verdadero director de The Room quiere ser tan popular como Tommy Wiseau

Comentarios

  • Tomatazos

  • Facebook

 
 
  • Mejores

  • Nuevos